Curva larga del azucar o prueba larga del azucar

En la entrada Test O’Sullivan, prueba del azucar corta o curva corta relaté la experiencia con la prueba O ‘Sullivan, tras ésta y si te salen unos valores superiores a lo esperado recibes una llamada indicándote que debes realizarte una segunda prueba mucho más larga y el doble de dulce.

Esta prueba es de la que os voy a hablar hoy.

Como ya he comentado, será una perspectiva personal por mi experiencia, yo no me dedico al campo de la medicina.

Curva larga

Recibí una llamada del centro médico, indicándome que debía ir al hospital materno de mi área de salud en ayunas y que iba a necesitar toda la mañana.

Me fastidió que tenía que conducir en ayunas (está a 20/30 minutos en coche de mi pueblo), con los mareos que llevo teniendo todo el embarazo y más sin poder desayunar, sumémosle más mareo y luego volver echa polvo que con un bocata antes de coger el coche después de llevar toda la mañana en ayunas no te quitas el atontamiento y mareo.

Odio coger el coche desde que estoy embarazada, porque me vienen mareos inesperados en cualquier momento, y me parece peligroso, para mí y para mi pequeñín. Es cierto que con un consejo de la matrona de comer cada dos horas he conseguido reducirlos, pero aun así me vienen a veces y no puedo hacer nada.

A parte de eso, voy a dejar de desperdigarme en otros temas y a vamos al meollo de la prueba.

Me citaron para las 8 y media, y solo me dijeron que era en la cuarta planta. Llegué puntual, pero estuve dando vueltas hasta localizar la sala donde era y porque una enfermera me vio perdida (ya llegué desorientada mareada por no haber desayunado) y me indicó que si iba a la prueba del azúcar pasase.

Primera hora

En la sala había un par de embarazadas más, y unos 8 sillones de esos super cómodos con mando que son completamente ajustables, reclinables de cabeza, piernas… Muy muy cómodos.

Me senté en el que me indicaron y tuvimos que esperar un rato a que llegasen el resto de las citadas.

Llegué cargada de botellas de agua, porque iban a ser unas 3 o 4 horas según me habían dicho y yo bebo mucha agua, pero al verme las me dijeron que tenía prohibido beber agua hasta el final de la prueba.

Una vez estábamos las 8 nos sacaron la primera muestra de sangre, en mi caso con el correspondiente drama, de no quiero ver la aguja, no me avises al pinchar, no puedo mirar… jajaja una pupas vamos. También nos tomaron la tensión.

Tras la extracción y la toma de tensión nos dieron a elegir entre los sabores del jarabe de naranja o de limón, yo elegí de naranja, el brebaje esta vez era el doble de dulce que, en la curva corta, aunque parecía el triple o más.

Una de las enfermeras tenía unos gajos de limón que nos ofreció, como consejo, aceptadlos ayudan muchísimo.

Pillé un buen truco para ser capaz de beberme aquello, tras el segundo trago se hacía muy cuesta arriba, eso era imbebible, tenía la boca tan pastosa que me costaba, estaba empalagada. Imaginad unos 8 donuts picados, triturados con jarabe en plan batido, así de dulce era. Si tras cada trago mordisqueaba un poco el limón, el sabor amargo me daba un poco de relax a mis papilas gustativas y me permitían dar otro trago al dichoso jarabe. Es mejor dar tragos largos.

La chica de mi izquierda se lo bebí de un solo trago y me dejó flipada, pero al resto nos costó un poco más.

Otra de las embarazadas sacó una bolsa a los 5 minutos de tomarlo, yo me temía lo peor, si ella vomitaba íbamos a ir todas en cascada e iba a tocar repetir la dichosa prueba otro día :(, por suerte la primera hora pasó y las 8 aguantamos como campeonas.

Segunda hora

Tras el trauma de la primera hora, volvieron las enfermeras, nos preguntaron qué tal íbamos, y una volvió a tomarnos la tensión y la otra a extraernos sangre.

Nos fueron llamando por orden para la extracción. La primera vez le había costado mucho encontrarme la vena para sacarme la sangre, yo le había dado a elegir entre el brazo derecho y el izquierdo y parece que en mi derecho es algo más sencillo, así que la segunda vez le volví a dar mi brazo derecho.

Me dolió muchísimo más, ya lo tenía un poco adolorido del primer pinchazo una hora atrás, pero al ser por la misma zona y estar ya sensible, fue peor. Ya empezaba a tornarse como un colador y aún me faltaban dos pinchazos más.

Tras la extracción volví a mi sillón, me lo ajusté bien y me relajé un poco. Había llevado por si acaso un e Reader, pero sinceramente estaba agotada, el no comer y seguir super empalagada no me apetecía leer ni hacer nada.

Algún rato hablamos entre nosotras, pero no mucho, estábamos todas con esa cara de echas polvo, y no apetecía mucho a ninguna.

Intenté medio dormitar para ver si conseguía que pasase relativamente rápido esa hora.

Tercera hora

Volvieron las enfermeras, la segunda hora pasó relativamente rápido mientras dormitaba e intentaba no pensar en nada.

Como en las horas anteriores nos tomaron la tensión y volvieron a llamarnos por orden para extraernos un poquito de sangre.

Llegó mi turno, me acerqué a la mesa y le comenté que esta vez íbamos a cambiar de brazo, lo intentamos del izquierdo, ya que el derecho aún me dolía de las horas anteriores. Y así hicimos, coloqué mi brazo izquierdo sobre la mesa y con el drama habitual miré hacia el techo y me puse a contar mentalmente. Tengo hacer una digna mención a la paciencia de la enfermera, super amable y agradable todo el tiempo.

Ese día me dolía hasta que me mirasen, fue tan doloroso que decidí que el siguiente y último pinchazo volvería a ser del brazo derecho, aunque lo tenía al pobre de colador.

Tras acabar la ronda de pinchazos, la enfermera que nos tomaba la tensión sacó unas canastillas y unos rellenables para las que queríamos suscribirnos a una revista de bebés, nos dio una a cada una y un papel para rellenar. La canastilla traía muestras gratis, algunos vales que se podía canjear por más muestras gratis y un botellín de agua que no podíamos beber hasta terminar la prueba.

La tercera hora la pasé con mucha sed, con más impaciencia, porque ya me faltaba solo el último pinchazo y a casa, y se me hizo muchísimo más larga que la segunda hora. Es curiosa la sensación de que el tiempo pasa más lento cuanto más miras el reloj.

Final

Tras la larga espera, volvieron las enfermeras. Nos tomaron la tensión y muy amables sacaron agua de la nevera, nos dijeron que podíamos beber tras la extracción de sangre.

Como todas las veces anteriores, nos fueron llamando por orden. Cuando llegó mi turno volví a poner mi brazo derecho, y ahí que se llevó otro pinchazo, me dolió mucho, pero bueno, ya era el final de la dichosa prueba.

Lo primero que hice fue beber agua, cogí mi mochila con mi cajita de regalo y me fui a la cafetería para comer algo.

Al llegar allí solo veía donuts, pepitos, cosas muy dulces puf que asco, y bocadillos de jamón (que no podemos tomar), por fin vi un bocadillo de tortilla, y eso me compré, bocata de tortilla y un café solo largo, ¡¡¡¡por favor!!!!

No me quitó el mareo, pero es lo que había. Tras eso volví a casa y ya era la hora de comer, comí y tuve que volver al trabajo. Se me hizo largo trabajar esa tarde, estaba muy agotada, la prueba del azúcar te puede dejar bastante regular.

Al terminar de trabajar fui al sofá y casi que domi hasta la hora de subir a cama y seguir durmiendo. Por suerte al día siguiente me encontraba mejor.

No pude tomar nada de azúcar durante una semana, si veía algo dulce en mi despensa, en el super, o comiendo alguien me daban nauseas.

Me dieron una cita para llamarme y darme los resultados. Por suerte una semana después tenía cita con mi matrona y ella me indicó que la prueba había salido perfecta y mi azúcar tenía unos niveles óptimos en todas las extracciones.

Si de las 4 extracciones 2 saliesen por encima de los valores estipulados se considera que tienes diabetes gestacional, creo que te mandan a un endocrino y depende de cuales sean los niveles puede que tengas que estar con dieta específica y tomando los niveles de azúcar antes y después de cada comida.

Por suerte di todo bien, y espero no escribiros ningún post con mi experiencia personal en diabetes gestacional, aunque aún me queda volver a realizarme la prueba en este segundo trimestre. Cruzo los dedos y rezo porque ya en la curva corta me salga todo ok.

¿Qué tal ha sido vuestra experiencia? Espero haberos ayudado con mi vivencia e impresiones. Y que todas hayáis dado negativo.

Deja una respuesta

error: