Test O’Sullivan, prueba del azucar corta o curva corta

En primer lugar, escribo este artículo por mi experiencia personal, no me dedico a ninguna área de la medicina.

Todas las futuras mamis en la actualidad deben realizarse esta prueba tan desagradable. Y si tienes riesgo de diabetes gestacional porque en tu familia haya diabetes, porque la sufriste en algún otro embarazo anterior o por
tener más de 35 añazos, te tocará hacerla dos veces, una en el primer trimestre del embarazo y otra en el segundo trimestre. Si no lo sabías siento traerte malas noticias 🙁

Por ahora ya que estoy de 18 semanas por la edad me tocó someterme a esta prueba hará un mes y medio más o menos, la de O’ Sullivan y (spoiler) una semana después la larga, y os voy a contar mi experiencia.

Test O ‘Sullivan o curva corta

Me citaron para una extracción de sangre y para llevar muestras de orina. Poco sabía yo del tema del azúcar. Parece ser que según en que comunidad o área te encuentres te dicen que vayas o no desayunado. A mí me dijeron que desayunase después de tomar las muestras de orina. Y que iba a tener que estar una hora, que llegase puntual.

Llegué a mi centro médico a las ocho menos cinco y ya había cola, la doctora me había dicho que no podía esperar a hacer la cola, que debía colocarme al principio de ella y eso hice yo. Me coloqué al principio junto a unos señores, ya sabéis como se toma la gente el orden de las colas, me fulminaron con algunas miradas, y les comenté que no me estaba colando que estaba embarazada y debía pasar primero para que me hicieran la prueba del azúcar, tras eso, sin problema.

Salió el enfermero y le comenté que iba a realizarme dicha prueba, me dijo que me sentase tranquila en una silla de esas incómodas de las que tienen en las salas de espera de los centros médicos, y me sacó una bebida/jarabe y un vaso.

Tenía sabor a naranja, a mí me recordó a una Fanta sin gas y un poco más dulce, bueno algo más de un poco jajaja, la verdad que no me desagradó y lo bebí lo más rápido posible, era un poco empalagosa pero bueno, no estaba tan mal, como refresco muy azucarado, ya que estaba fresquito.

Me dijeron que no podía moverme de allí, no debía caminar (a menos que fuese al baño), y allí estuve una hora, viendo pasar a la gente a extraerse sangre. No he comentado que le tengo un poco de fobia a las agujas, así que mi agonía de la cuenta atrás para que me tocase a mi iba en aumento también.

A la media hora empecé a notar algunas nauseas. Por suerte en mi embarazo las mantengo a raya, las he tenido en el primer trimestre, pero muy muy leves y ese día, al tomar líquido y no poder tomar sólido en ese momento pues vinieron, pero sin llegar a vomitar, eso habría sido terrible porque me habría tocado repetir la misma prueba otro día.

El enfermero de vez en cuando me preguntaba si estaba bien y como lo llevaba. A lo que yo siempre le respondía que bien.

A las nueve menos diez o menos cinco me dijo que me iba a pasar a tomarme la muestra de sangre (cincuenta minutos después de que me diera el jarabe y depende cuanto tardase en tomarlo, no habría pasado una hora, pero si casi…). Al entrar por fin me pude deshacer de las muestras de orina, que tuve que guardarlas toda la hora junto a mí, como siempre le dije me daba miedo la aguja y que prefería no verla y por favor no me avisase cuando me fuese a pinchar, fue muy atento y me extrajo la sangre con cuidado y casi sin molestias.

A mí me habían metido muchísimo miedo con esta prueba, me decían si sale mal tendrás que hacerte una que dura horas… cuando me la estaba haciendo pensé… vale, ¿lo que puede salir mal es que vomité? jajaja ingenua de mí. Días después recibí una llamada y lo que podía salir mal es que mi nivel de azúcar en sangre a la hora de haber tomado el dichoso brebaje fuese más alto de lo esperado, y por lo tanto el cuerpo no absorbe bien el azúcar.

Así que me citaron para confirmar con la curva larga si tenía o no diabetes gestacional

No es determinante al 100% la prueba de O ‘Sullivan, si te sale positivo no tienes por qué tener diabetes gestacional, pero deben confirmarlo con la curva larga del azúcar.

No tengáis miedo por lo que os digan sobre esta prueba, la curva corta no es tan tan desagradable, no es la mejor prueba desde luego, pero seguro que sois capaces de superar la hora entera bien, como consejo si os dejan desayunar antes de ir al centro médico es que toméis algo sólido, desayunad unas tostadas (mejor saladas), así tendréis en el cuerpo algo sólido que contrarreste el líquido y quizás podréis evitar las náuseas.

¡Ah! No podréis beber agua para quitaros el sabor empalagoso de la boca, no se puede tomar nada en esa hora a excepción del jarabe.

¿Y que tal fue vuestra experiencia chicas?

¡Mucho ánimo!

Si quereis leer sobre la curva larga del azucar en el caso de dar positivo hablo de ella en la siguiente entrada Curva larga del azucar o prueba larga del azucar

Deja una respuesta

error: